lunes, 24 de noviembre de 2008

Y se va... y llega... y aqui estamos...

El fin de un año es siempre el pretexto perfecto para reflexionar sobre mil cosas. Seguro que este año no será la excepción. El año que termina ha sido un año caótico; catastrófico en muchos aspectos; sorpresivo en muchos aspectos; generroso muchos aspectos. Empezamos el año con el anuncio de una crisis alimentaria mundial, luego, enfrentamos predicciones sobre el estado deplorable del clima que se constata en cambios notorios para todos los habitantes del planeta, una crisis crisis financiera mundial que nos agarra por sorpresa y que augura años venideros dificiles, avionazos irracionales en medio de la ciudad más grande del mundo (donde iba una persona cercana y a unos kilómetros de donde yo estaba) y lo increiblemente inprobable hace 2 años, un presidente negro electo en Estados Unidos. Esa es una vulgar radiografía de mi mundo superficial, que solo refleja el camino que recorrí este año que termina. Un año que a pesar de su caracter caótico termina prometiendo un año venidero menos tormentoso, de más reflexión, madurez y cambios importantes.

No se para quien este año ha pasado desapercibido, es el año en el que lo improbable, es posible. Tengo confianza en que el próximo año haremos de lo imposible algo probable. Lo más importante es que aqui seguimos, y eso es suficiente para lograrlo.

3 comentarios:

Doña Teofilita dijo...

a mi si que me gusto este año, de la rata... tango q hasta me trajeron mi ratita de Paris

maite azuela dijo...

Yo creo que no tengo registrado en mi memoria un año tan crítico como este. No se realmente si lo percibí así por lo que vivía o si lo viví así por lo que percibía.
2008 para mí ha sido un año repleto de aprendizajes, de errores, de aciertos, pero sobre todo un año en el que volví a creer que sí hay sueños colectivos y que está en nuestras manos hacerlos posibles.

Doña Teofilita dijo...

ya no vas a volver a escribir en tu blog???
di q si di q si!!!
tus fans te extrañamos!